El principio y el fin de distintas pandemias históricas

¿Te gusta el contenido? Comparte esta entrada🌍:

Tiempo de lectura ⏳: 9 minutos.
Las pandemias han generado épocas muy oscuras en la historia de la humanidad, por suerte todo lo que tiene un principio debe de tener un final. Aquí va un repaso de las pandemias que han ido cambiando el mundo poco a poco hasta nuestros días, para que podamos entender la magnitud que tuvieron en su momento

El tiempo tiene una característica única, posee la capacidad de comenzar algo tan fácilmente como terminarlo en todo aquello en lo que se expande, estando él ajeno a su propia característica. Su poder engloba un conocimiento metafísico, tal es así que no somos conscientes de ello salvo cuando sufrimos en primera persona sus reacciones.

Desgraciadamente el propio tiempo tiene la capacidad de crear cosas como las pandemias, cosas que a su vez tienen el poder de acabar con las vidas de mucha gente en muy poco tiempo, y afectar de algún modo al resto que todavía vive.

PERSONA COVID-19
El nuevo Covid-19 está cambiando nuestras costumbres en todos los ámbitos de la vida.

La historia tiene mucho que contarnos en este aspecto, desde la peste hasta el cólera, cada una de estas enfermedades ha resultado desastrosa en términos de tasas de infección y mortalidad. Mi esperanza con esta publicación es la de que comprendamos que han habido peores situaciones en el pasado, y que haciendo referencia a lo que comentaba en los anteriores párrafos, todo inicio debe de tener un final, una mejor comprensión de estas tragedias acompañará y creará fuerza en estos días que estamos viviendo.


LA PLAGA DE JUSTINIANO

[541–542 d.C, con recurrencias hasta 750 d.C.]

JUSTINIANO I
Justiniano I (483 - 565 d.C) gobernó el Imperio Bizantino (también conocido como Imperio Romano de Oriente) y reconquistó gran parte del Imperio Romano de Occidente antes de perderlo nuevamente.

Tres de las pandemias más mortales de la historia fueron causadas por una sola bacteria, la «Yersinia pestis», una infección mortal conocida también como la peste.

La peste de Justiniano, también conocida por su primo del siglo XIV como «La Muerte Negra», fue una enfermedad que obtuvo su nombre de Justiniano, el gobernante del Imperio Bizantino en ese momento. También tiene un doble significado, ya que el manejo de la crisis por parte de Justiniano fue casi su propia forma de infección.

A medida que miles de agricultores y otros trabajadores morían, Justiniano no pudo completar muchos de los proyectos que había comenzado, y comenzó a aumentar los impuestos y cambiar el código tributario del imperio.

La plaga de Justiniano llegó a Constantinopla, la capital del Imperio bizantino, en el 541 d.C. Fue transportada sobre el mar Mediterráneo desde Egipto, una tierra recientemente conquistada, por las rutas comerciales. Las pulgas infectadas de plagas se subieron a las ratas que mordisqueaban el grano de las embarcaciones.

La plaga diezmó a Constantinopla y se extendió como un reguero de pólvora por Europa, Asia, África del Norte y Arabia, fue tan grave que mató a unos 25 millones de personas, casi el 13% de la población mundial en ese momento. La plaga regresó en oleadas, pero nunca fue tan severa como esta.


LA PESTE NEGRA/PESTE BUBÓNICA

[1346-1353]

PESTE NEGRA
Una pareja que sufre las ampollas de la Peste Negra, que se extendió por Europa en la Edad Media. Del manuscrito suizo «La Biblia de Toggenburg», 1411.

La «Yersinia pestis» nunca desapareció, y regresó 800 años después, extendiéndose por toda Europa. Los niveles de población europea tardaron más de 200 años en volver a su nivel anterior a 1346.

Probablemente mató a un mayor número de personas en Asia, especialmente en China, donde se cree que se originó.

En cuanto a cómo detener la enfermedad, la gente aún no tenía una comprensión científica del contagio, pero sabían que tenía algo que ver con la proximidad. Es por eso que funcionarios con visión de futuro en la ciudad portuaria de Ragusa, controlada por Venecia en ese momento, decidieron mantener a los marineros recién llegados en aislamiento hasta que pudieran demostrar que no estaban enfermos.

Al principio los marineros fueron retenidos en sus barcos durante 30 días, lo que se conoció en la ley veneciana como trentino. A medida que pasaba el tiempo, los venecianos aumentaron el aislamiento forzado a 40 días o un quarantino, es pues el origen de la palabra cuarentena y el comienzo de su práctica en el mundo occidental.

Otros resultados de la pandemia, conocida más tarde como la Peste Negra, fue el comienzo de la disminución de la servidumbre, pues tantas personas habían muerto que el nivel de vida de los sobrevivientes aumentó. Los trabajadores tenían más oportunidades de trabajo y la movilidad social aumentó, mientras que también hubo una moratoria de corta duración en la guerra.


LA GRAN PESTE DE LONDRES

[1665-1666]

LA GRAN PESTE LONDRES
Escena en las calles de Londres durante la Gran Peste de 1665.

Londres nunca se tomó un descanso después de la Peste Negra. Dicha peste resurgió aproximadamente cada 20 años desde 1348 a 1665, 40 brotes en 300 años. Y con cada nueva epidemia de peste, el 20% de los hombres, mujeres y niños que vivían en la capital británica morían.

A principios de 1500, Inglaterra impuso las primeras leyes para separar y aislar a los enfermos. Las casas afectadas por la peste estaban marcadas con un fardo de heno colgado de un poste afuera de ellas. Además se creía que los gatos y los perros eran portadores de la enfermedad, por lo que hubo una masacre de cientos de miles de ellos.

La Gran Peste de 1665-66 se produjo porque las ratas infectadas con la bacteria «Yersinia pestis» llegaron a Londres. Pero el rápido brote y la propagación de la enfermedad fue el resultado de algo más: condiciones de vida lamentables y poco higiénicas en la ciudad capital.

A mediados del siglo XVII, Londres estaba experimentando una de sus primeras oleadas importantes de inmigración urbana. Muchas mujeres vinieron de la Inglaterra rural para buscar trabajo como empleadas domésticas, mientras que algunos hombres vinieron en busca de otras formas de aprendizaje o de trabajo. Todo esto sumado a los hogares donde residían; tugurios hacinados, abarrotados e infestados de ratas.

Se prohibió todo entretenimiento público y las víctimas fueron encerradas a la fuerza en sus hogares para evitar la propagación de la enfermedad. Además unas cruces rojas eran pintadas en sus puertas junto con una petición de perdón: «Señor, ten piedad de nosotros».


LA VIRUELA

[Siglos XV-XVII]

LA VIRUELA
Ilustración sin fecha de G.G Melingue, que representa la primera vacuna contra la viruela del médico inglés Edward Jenner, realizada en James Phipps en 1796.

La viruela es la primera enfermedad infecciosa de naturaleza vírica y de distribución mundial, endémica, epidémica, pandémica y de alta letalidad que es erradicada de la faz de la tierra, sobre cuyas poblaciones humanas había actuado fatalmente durante siglos o milenios. A ella debemos grandes trastornos demográficos y, al mismo tiempo, la búsqueda de recursos de prevención para aminorar las pérdidas masivas de humanos durante las epidemias.

Fue endémica de Europa, Asia y Arabia durante siglos, una amenaza persistente que mató a tres de cada diez personas infectadas y dejó al resto con marcas por todo el cuerpo. Pero la tasa de mortalidad en el Viejo Mundo palideció en comparación con la devastación causada por las poblaciones nativas en el Nuevo Mundo, cuando el virus de la viruela llegó en el siglo XV con los primeros exploradores europeos.

Siglos después, la viruela se convirtió en la primera epidemia de virus en ser eliminada por una vacuna. A fines del siglo XVIII, un médico británico llamado Edward Jenner descubrió que las lecheras infectadas con un virus más leve llamado «viruela vacuna» parecían inmunes a la viruela. Jenner inoculó el virus de la viruela al hijo de su jardinero de 9 años y luego lo expuso al virus de la viruela sin efectos nocivos.

Tomó casi dos siglos más, pero en 1980 la Organización Mundial de la Salud anunció que la viruela había sido erradicada por completo de la faz de la Tierra.


EL CÓLERA

[1817-1823]

EL CÓLERA
Una caricatura satírica que muestra el río Támesis y su descendencia; cólera, escrófula y difteria, alrededor de 1858.

La primera pandemia de cólera comenzó en Jessore, ciudad de la india en el reino de Bengala, y se extendió por la mayor parte de la región para luego hacerlo por las áreas vecinas. Fue la primera de las 7 principales pandemias de cólera que mataron a millones de personas. Un médico británico llamado John Snow sabía algunas cosas sobre cómo evitar que se propague, y en 1854 frenó el brote, actuó como un detective, investigando los registros del hospital y los informes de la morgue para rastrear las ubicaciones precisas de los brotes mortales. Creó una tabla geográfica de muertes por cólera durante un período de 10 días y encontró un grupo de 500 infecciones fatales que rodean la bomba de Broad Street, un pozo popular de la ciudad para el agua potable.

Snow convenció a los funcionarios locales para que quitaran la manija de la bomba en Broad Street para beber bien el agua, dejándola inutilizable y, como por arte de magia, las infecciones se fueron reduciendo. El trabajo de Snow no curó el cólera de la noche a la mañana, pero eventualmente condujo a un esfuerzo global para mejorar el saneamiento urbano y proteger el agua potable de la contaminación.

Si bien el cólera se ha erradicado en gran medida en los países desarrollados, sigue siendo una amenaza persistente en los países del tercer mundo, ya que es causado por la ingestión de alimentos o agua contaminados con ciertas bacterias, dañando abrumadoramente a los países con extrema desigualdad de riqueza y falta de desarrollo social, que a su vez carecen de un tratamiento adecuado de aguas residuales y acceso a agua potable.

El cólera continúa cambiando el mundo, mientras que los países más ricos apenas se preocupan por eso.


CONCLUSIÓN FINAL

Como comentaba al principio de la publicación todo tiene un principio y un final, ya que el tiempo hace posible que esto sea así. Ahora bien, debemos mentalizarnos y aceptar que todo trae consecuencias, que pueden durar mucho o poco, y que muchas de esas consecuencias pueden ser cambios a mejor, no es menos cierto lo que se suele decir comúnmente de que «no hay mal que por bien no venga», y con estas palabras me refiero concretamente a la situación que estamos viviendo hoy en día.

Estamos siendo testigos de hacer historia, no hay antecedentes en la propia historia de esto que está ocurriendo, valga la redundancia, básicamente porque hasta nuestros días el mundo no estaba globalizado como lo está ahora, y como todas las pandemias que han ocurrido anteriormente nos es poco posible predecir como vamos a terminar exactamente, de la misma forma que era impensable hace unos meses el de afirmar que estaríamos más de un mes encerrados en casa.

Aun a pesar de lo expuesto, la mayor pandemia que ha existido en la historia de la humanidad y que todavía perdura es el MIEDO, puede venir desde fuera de nuestro control como desde nuestro interior con resultados desastrosos. No hay una vacuna global y única, sino personal y variable para cada uno. Lo cierto es que captar información del exterior y discernirla desde nuestro interior es un ejercicio altamente eficaz para canalizarlo. El miedo es una enfermedad curiosa aun así, ya que a pesar de que todos somos víctimas de él, solo mata cuando nosotros se lo permitimos, ya sea de una manera consciente o inconsciente.

Por último recordarte que en la web tienes varias publicaciones para interiorizar situaciones donde se pueda acrecentar y afectar más de lo debido el miedo, publicaciones como «Filosofía en tiempos de cuarentena» o «15 frases estoicas para afrontar una crisis económica» están escritas precisamente para ello, sin excluir por supuesto el presente post.


📧 ¡No te pierdas nada! 📧

¿Te ha gustado el post?🤔

¡Haz clic en una estrella para calificarlo!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

Como te gusto esta publicación...

¡Sígueme en las demás plataformas! 😸

Siento que esta publicación no te haya gustado...😿

¡Mejoremos esta publicación juntos! 😼

¿Cuéntame cómo puedo mejorar esta publicación?

Soy un apasionado de la historia y la filosofía. Me gusta entender a los demás y viceversa, por ello me esmero en perfeccionar mis publicaciones. Aunque a nivel formativo y profesional me mueva en otros ámbitos, el amor hacia la cultura y las artes hace que aporte mis pequeños granitos de arena.

¿Te gusta el contenido? Comparte esta entrada🌍:

Deja un comentario